Como hacerse invisible en una playa

Vuelta y vuelta

 

 

Los
veranos, son sin duda la estación donde la gente se olvida de inhibiciones y es
capaz de hacer muchas cosas que nos parecen sorprendentes.

Me
cuenta un amigo que el 26 de agosto del año de gracia de 2010 uno de los días
más calurosos del verano, 36º a las 13:45 horas, se encontraban en la playa el,
su mujer y algunos miles más, cuando en sus cercanías se sitúo una pareja
cercana a los treinta años y extendieron sus toallas para estar cómodos sobre
las finas arenas de esta playa. Nadie les presto mayor atención, ya que es lo
que hacen casi todos los mortales. A continuación el joven le dedico una sesión
de crema o aceite de manera generosa por toda su espalda, dándole un masaje
relajante y reparador, primero con las manos y posteriormente con los pies.

No
dejo ni un minúsculo pedacito de piel a la que no le llegara el aceite
protector, ni siquiera a la parte debajo de la braguita con la que tapaba sus
partes pudendas o intimas. Hasta aquí la parte trasera.

Ahora
le da la vuelta de manera delicada y empieza el masaje desde los hombros hacia
abajo, para pasar luego a lubricar sus bien torneados pechos masajeándolos con
sus manos como si en ello le fuera la vida. Los pezones de la chica estaban
erectos y el seguía con su labor minuciosa para que el sol no quemase a su amor,
sus manos arriba y abajo y debajo de la pieza de tela triangular debajo de su
ombligo, una y otra vez. Si en la espalda fueron sus pies los que terminaron el
masaje, boca arriba, y con partes mucho más delicadas, fue su propio cuerpo el
que la cubrió siguiendo con movimientos rítmicos para que el aceite fuera
absorbido por su delicada piel.

Los
usuarios de la playa estaban sorprendidos, escandalizados, atónitos y todos los
adjetivos que ustedes quieran poner. Una dijo:

–Yo
he visto como se la sacaba.

–Pues
yo como se la metía.

Por
supuesto no se referían a la mano.

Yo
pensaba que me estaba contando uno de los relatos cortos eróticos que publica
todos los días, de este mes, un diario de tirada nacional, pero era una historia
real y cercana en nuestra puritana Euskadi.

Alguno
estará pensando que como estamos en el País del Bidasoa, con una playa nudista
en la que, como su nombre indica, el personal esta en bolas, los libertinos
franceses ya se sabe. Pues no, era en este coté del Río Bidasoa. Un espectáculo
gratuito y estimulante para una siesta compartida.

Acerca de fabuen2

Concejal de Irun dese 1979 y Alcalde la misma ciudad desde el 83 al 2002
Esta entrada fue publicada en Entretenimiento. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s