El tío Nicolás, o «El Séneca»

En Zafra, en el restaurante "La Josefina" y cuando ya habíamos pedido de cenar, entro un señor de edad avanzada, bien vestido, aunque fuera antiguo, con bastón y sombrero, que yo diría era cordobes, como "El Séneca" y con una tarjeta en la solapa del traje, que me imagino era una identificación, sujeta con un par de imperdibles. A la persona que atendía la sala le dice:
  -Buenas noches, soy el primo hermano del tío Nicolás que era el padre de Juanita, que me dijeron que este restaurante es de ella. ¿Esta aquí, no?
La otra persona esta como cortada y parece que le va a costar trabajo hacerle entender al señor la situación.
  -Mire señor este sitio es de Juanita, pero ella ya no trabaja aquí.
  -Pero yo he venido aquí desde Ceuta a pasar unos días con ellos, ya sabe usted, somos familia. Necesito mear. -el Tío camina hacía la cocina ya que no sabe donde se encuentran los servicios-
  -¿A donde va?
  – A donde va a ser, a mear. -Le indica donde están los servicios, pero antes de que termine de mear se le apaga la luz ya que son mandos con temporizador. -¿Que pasa aquí, que se ha ido la luz?- , la señora da de nuevo al pulsador.- Pero usted podrá llamarle por teléfono a Juanita ¿No? Por que yo soy el el primo hermano de su padre, el tío Nicolás.
  -Ya le he llamado, pero no deben estar en casa.
  – Pero usted sabrá donde vive ¿no? Yo lo que quiero ahora y hasta que venga Juanita es cenar.
  -Ya le he dicho que su familiar ya no trabaja aquí, lo siento. Yo no se donde vive, quizás la Guardia Civil que está aquí al lado, le pueda indicar la dirección.
  – ¿Me echas hija?
  – Por favor señor no piense usted eso, le acompaño para decirle donde esta la Guardia Civil.
Al poco rato, regresó de nuevo y con voz fuerte dijo
  -¿Puedes darme algo para que coma?
La señora del restaurante le debe dar alguna cantidad y el hombre mayor desapareció de nuestra imagen y de nuestros oídos. Pasada una media hora, apareció por el restaurante un hombre joven que nosotros pensamos podía ser un familiar y hablo con la camarera, marchándose y regresando posteriormente de nuevo par volverse a ir definitivamente. Parecía que acababa de salir de la ducha, por su pelo todavía mojado.
Me queda la duda de si hemos topado con un cara dura que quiere sacar provecho de una situación confusa, o de alguien que de verdad sigue pensando que la familia es lo primero y fundamental en la vida.
Venia esto a cuento, de como en el Siglo pasado y cuando el moverse de un lado a otro había que hacerlo a pie,  en caballerías o en carro; era muy habitual la hospitalidad de los familiares, aunque fueran lejanos, que te ofrecían casa, cama y sustento para una noche o para más tiempo. La familia era sin duda un referente y se podía acudir a ella aun no habiendo tenido ninguna relación directa en el pasado con determinados miembros de la misma.
El primo hermano del tío Nicolás, es más o menos para los que hemos pasado de los 60 una anécdota, triste, que nos trae a la memoria vivencias de familiares y de pueblos. Sin duda estos recuerdos nos vienen bien ya que la memoria personal de cada uno de nosotros, los momentos, felices o tristes, sumados a los de mas gente, se convierten en la historia de los pueblos y ciudades.
Ojala las nuevas generaciones puedan recuperar ese aspecto de la familia hospitalaria que quizás no pueda acogerles en sus pequeños pisos, pero seguro que puede hacer un esfuerzo por buscarles un alojamiento digno, al mismo tiempo que una comida, donde poder recordar a familiares y amigos.
Que así sea

Acerca de fabuen2

Concejal de Irun dese 1979 y Alcalde la misma ciudad desde el 83 al 2002
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s